Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
Esa justicia ...

25/08/2017.

Tan inatacable, solemne y sobrada de prebendas como para que nadie ose en serio en criticarla más allá de lo debido, con la obligación determinada de cumplir sus resoluciones, sí o sí. La misma justicia, tan lenta, tan garantista, tan cara al cabo, como para que los grandes golfos de este país sepan apurar todos los resquicios de la ley hasta la desesperación de los paganos de a pie Texto. ANTONIO GARCÍA GOMEZ

Esa justicis, cuya cúpula, es nombrada directamente por el poder político, "a pachas", como para que luego se erija en in dependiente y haya sus mayores o menores suspicacias al respecto.

La misma justicia que se ha plegado sin resistencia a no aplicar la Justicia universal, aunque ha sabido correr a ordenar la detención de un periodista turco y disidente con el gobierno de Erdogan cuando se encontraba entre nosotros.

La misma justicia que contiene a un presidente de un alto tribunal que aseguró que la justicia española sólo metía en la cárcel a "robagallinas".

La misma justicia que ahora mismo, y en su nombre el mismo Tribunal Constitucional, "ha rechazado su petición de amparo solicitada por Juana Rivas para evitar la entrega de sus hijos a su exmarido".

Y estamos hablando de "amparo", ¡ojo!, rechazado por ese Tribunal Constitucional que se mete en todos los charcos, por vía de urgencia incluso, como para no entender muy bien que una compatriota pueda viste "desamparada" por el más alto Tribunal de una Justicia, y a más cuando el argumento es que "porque se ha presentado fuera de plazo".

Cuando estamos hablando de dos víctimas claras e inocente, los hijos menores de Juana y Francesco, los adultos que, en principio, han defraudado y quien sabe si no irremisiblemente a sus vástagos, uno con una sentencia por maltrato, ella por razón de no haber sido ¿mujer enamorada?, ¿por ejemplo?, en un mundo en el que nos venden el amor entregado como casi exclusiva aspiración a la que pueden optar ¿los jóvenes, las jóvenes?

Y de nuevo la Justicia se diluirá en sus evanescentes privilegios, sacrosantas decisiones, muy al margen de la realidad cotidiana, sufrida, verdaderamente "desamparada" una ciudadanía ... que ve a su "justicia" muy alejada y también muy insensible.

Y regresando al asunto de la máxima actualidad, con una madre escondiéndose de una justicia en la que no confía, acertadamente o no en una lucha desesperada por proteger a sus hijos de ... un padre condenado por maltrato.

Y en el balance final sólo cabe lamentar que las víctimas más olvidadas, más desprotegidas, más heridas ¿de por vida? ... son los hijos.

Cuando la líder de la CUP, Ana Gabriel, hablaba de que "la tribu" era quien debiera encargarse de la educación de los menores. En contra de la moderna sacralización de los padres en la formación de sus retoños, según sus idearios, ideologías y otros derechos muy maternales y muy paternales, uno a la postre termina dudando. Porque de alguna manera se deja la educación y la felicidad de los niños a la intocable singularidad de cada paternidad o maternidad, y se olvida que la Comunidad es, por otra parte, la principal responsable de la formación, bienestar y felicidad de su ciudadanía infantil.

Y se olvida porque interesa, y nos centramos en los derechos de la madre y en los del padre, aunque pueda que no se hallan merecido la tutela debida a sus hijos, tal ves o seguro, porque esos hijos son, desde el primer instante que nacen, el gran patrimonio de la Comunidad que los debiera acoger, flanqueado su derecho por una Justicia que también primara sobre su rigidez ordenancista la felicidad, el bienestar y el equilibro mental de "esos locos bajitos".

"Esa justicia en la que a veces nos cuesta tanto confíar".

  Torre del Mar agosto – 2.017

2665695 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO