14 agudas citas de Jorge Luis Borges

02/06/2019

Los protagonistas de The Big Bang Theory, con Sheldon Cooper a la cabeza, son cerebritos a los que maltrataron en la escuela por ser empollones. A Jorge Luis Borges (1899-1986) le pasó tres cuartos de lo mismo. Sus compañeros la tomaron con aquel sabelotodo con gafas que desdeñaba los deportes. Por eso, durante su etapa colegial, su prioridad fue no llamar la atención.

Cuando se convirtió en adulto, Borges aplicó su potente inteligencia a su gran obsesión, escribir. Ensayista, cuentista, poeta, desplegó siempre un prodigio de erudición y fantasía. Su obra representa el triunfo de un arte que deslumbra por su perfección formal. Las palabras, para él, no eran “solo un medio de comunicación, sino símbolos mágicos y música”.

Durante casi treinta años se especuló con su candidatura al Nobel, pero sus ideas políticas ultraconservadoras (aceptó una medalla concedida por el dictador chileno Augusto Pinochet) le alejaron del galardón. Te dejamos con algunas de sus sentencias, que nunca tienen desperdicio.

La duda es uno de los nombres se la inteligencia

decía Borges 

“Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única”.

“El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto”.

“La duda es uno de los nombres de la inteligencia”. “He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz”.

“Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso”.

“El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: es envidiable”.

“Si de algo soy rico es de perplejidades, y no de certezas”. “Me gustaría ser valiente. Mi dentista asegura que no lo soy”.

“Las tiranías fomentan la estupidez”. “Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón”.

“Biografías: son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio”. “La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres”.

“He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma”.

“Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos, porque uno termina pareciéndose a ellos”.