Aminetu Haidar

Recuerdo que cuando hablábamos de sus recuerdos de adolescente me decía que siempre le llamó la atención el carácter aristocrático y el sentido de la dignidad de sus conocidos saharauis. No sé si mi amigo acertaba o no en la valoración de esa virtud para con este pueblo abandonado que se resiste a desaparecer; pero lo cierto es que
la pacifista saharaui Aminetu Haidar le da la razón: su sentido de la dignidad y de la lucha (¿a muerte?) por una causa justa (la existencia, el reconocimiento de su pueblo) me (nos) conmueve.
            Asistimos estos días al chalaneo de los gestores de la razón de Estado (Marruecos, España y otros) para con esta señora que sólo pide que la dejen regresar a su casa para estar con su familia. Espero que no muera en el camino de la toma de decisiones por parte de quienes pueden, sencillamente, matarla.
 
Fdo.: Antonio Caparrós.

Deja una respuesta