D Í A D E L A M U J E R T R A B A J A D O R A . . .

  • Categoría de la entrada:Opinión

Cuando yo creo que este Día conmemorado pasado con más pena que gloria, sin un mal hueco en el que reseñar la supuesta importancia de la conmemoración, viene a traer a la colación de la indignación algunos hechos tozudos como que es constatable el horario semanal de trabajo, de entre 30 y 50 horas, que llevan a cabo la inmensa mayoría de las mujeres de nuestro país, independientemente de su condición y profesión, y que ni constan, ni cotizan, ni descuentan, ni se consideran como trabajo real, extenuante, obligatorio. . . como si, al cabo, el ámbito doméstico fuera, simplemente, inexistente.

            Por otra parte y de manera hipócrita se ensalza desde los púlpitos y estrados más variopintos la “libertad” de que dispone “la mujer”, para elegir su rumbo personal y profesional, con buena o mala fe,  como para que no hayan prosperado la igualdad, la paridad, la fraternidad y la solidaridad, . . . cuando, por ejemplo, aún en numerosísimos puestos de trabajo a igual dedicación la mujer cobra un 20% menos de retribución, mientras las mujeres son idóneas para trabajos de tiempo parcial, diabólico invento, para que esas mujeres trabajen fuera y dentro de casa hasta el agotamiento diario, sin un solo día de fiesta que permitirse, por ejemplo y con seguridad meridiana.

            Con la duda y la media sonrisa revoloteando sobre cualquier mujer que se salga del “tiesto ornamental” ni como víctimas, y si no que se lo pregunten a Toni Cantó, ni mucho menos como protagonistas sujetas a apelativos despectivos que van desde “feministas a machorras”.

            Para que, al cabo, apenas se clareen las frivolidades llamativas y se soslaye la realidad del poder  con mayúscula, por ejemplo, el poder que representa la OCDE el “club de los países ricos”, 34 países con 34 representantes “hombres” ¡ qué casualidad!. . . siempre la malhadada casualidad, incluso en contra de la sospecha de que hay “gato encerrado” cuando resulta que las mujeres ocupan por “mayoría aplastante” los trabajos más humildes y más serviciales, ¡qué casualidad!, por el “santo sacrificio de las mujeres” en virtud de “sus valías tan poco consideradas” ¡maldita sea otra vez con la casualidad que vuelve a no favorecer a las mujeres!, en contra de la no conciliación imposible por “irse a ganarse la vida fuera de sus obligaciones domésticas”. . . ¡hay qué ver”

            Mientras se solapa la violencia de género como algo residual, marginal, cuando la desigualdad manifiesta impera, sobrecoge y desprotege en los mismos hombros, en los de las mujeres.¡qué perversa casualidad!. . .cuando se cubre el silencio y la desacreditada ignorancia que se les supone a las mujeres como . . . para no enterarse de nada, ni en sus casas, como . . . para que se tengan bien merecida cuanto les pasa. ¿A qué sí, queridas no imputadas por ignora inopia?. . . como para que luego seamos tan benévolos con los ¿maltratadores? Por ejemplo.

 

                        Torre del Mar  10 – marzo – 2.013