Discurso del 40 Aniversario. 2016

22/10/2018

1

40 AÑOS CAMINANDO JUNTOS

40 años tocando el tambor, y pisando algún cayo

40 años mejorando el barrio y nuestra sociedad

Felicidades Margarita, que con o sin enfermedad difícil, siempre estas dispuesta a ayudar.

Felicidades Cristina, que cuando hay un lio te tiras de cabeza.

Felicidades Ana, que dejaste Alemania, y participas en la Asociación de Vecinos de El Palo.

Felicidades a todos los que en esta Asociación aportan sin que su cara ni su imagen sean visibles, a las heroínas y héroes silenciosos.

A los que han soportado largas horas de reuniones sin otro objetivo que ayudar a que su entorno sea mejor.

A las que alfabetizan, diseñan, recogen firmas, dan su tiempo a sus vecinos, en silencio y sin recibir nada a cambio.

Y a todas las personas de este barrio que sin participar directamente, sienten como suya la labor de mejora que se realiza.

2

Como es nuestro Aniversario, permitidnos que no seamos demasiado modestos. Y aunque sabemos que las luchas y los trabajos se hacen con otros implicados, hoy nos vamos a atribuir todos los meritos.

Y, en titulares vamos a decir lo que se hubiera perdido si este barrio no hubiera creado y mantenido viva su Asociación de Vecinos.

No hubiéramos conseguido logros que parecían imposibles de alcanzar, rozando utopías.

No hubiésemos derribado el muro de Calle Calvario, el muro de la vergüenza

No hubiéramos recuperado la Romería de San Antón.

No hubiéramos conseguido con tanta rapidez el agua, la luz, el alumbrado y el asfaltado de tantas calles.

No tendríamos tantas placitas en el barrio.

No existiría el solar para la Policía local y el centro de salud, porque allí iban unos bloques de 10 plantas que se consiguieron detener. El Centro de Salud hubiese tardado muchos más años en construirse y se habría hecho el lugar más alejado. Y tampoco estaría el solar donde se construyeron las viviendas del Corralón.

No tendríamos el Parque de Playa Virginia, porque los bloques ocupaban todo el terreno.

No tendríamos los Parques de Pinares, Ni Miraflores, ni el solar del segundo Instituto, ni muchos solares del casco, porque el Plan general no los reservaba, y pudimos cambiarlo. Con los convenios urbanísticos la Asociación ayudo a conseguir suelo en este barrio por valor de 12 millones de Euros, sin que al Ayuntamiento le costara un duro.

No tendríamos el Parque Lagarillo, o habría sido a costa de una especulación urbanística importante.

No tendríamos las calles arboladas, en que nosotros los vecinos plantamos arboles.

Ni tendríamos los cuatro grandes murales en las paredes del barrio, aunque luego perdimos dos.

No hubiéramos tenido un periódico de barrio, durante diecisiete años. El Copo.

No se hubieran rescatado paras públicos los Campos de futbol.

Es muy posible que no se hubiera rescatado El Corralón, dando viviendas dignas a sus ocupantes, y construyendo el su lugar El Hogar del Jubilado.

Puede que las casas de la playa no estuvieran de pie, y es seguro que el paseo marítimo tendría una carretera de dos vías y menos espacio peatonal.

No hubiéramos tenido Semanas Culturales, ni Júas, Ni festivales de cortos, ni Carreras populares, ni muchas actividades culturales, talleres, impulsadas y desarrolladas, desde aquí

No hubiéramos cuidado, disfrutado y difundido El cante Flamenco con la edición incluso de tres libros.

Y ahora Que queremos???

En 1976, no existían los partidos políticos. Ni se sabía lo que era una asamblea, participar esperando un turno, y casi ni respetar las opiniones ni compartirlas.

En 1980 en nuestro barrio, el 26% de nuestros vecinos no sabía leer ni escribir; y el 40% no tenía acabada la enseñanza primaria.

Ahora tenemos una sociedad demócrata, más culta, con unos partidos que representan las distintas sensibilidades políticas, y podemos elegir cada cuatro años a nuestros ciudadanos.

Queremos pedir a nuestros vecinos, que participen en todo tipo de asociaciones, que enriquezcan nuestra sociedad, que no se queden en sus casas frente al televisor, que hable, comenten, participen e impulsen una democracia más participativa. Que jamás voten a personajes como Jesús Gil, Ruiz Mateos y otro impresentable y ladrones similares.

Que exijan sus derechos y sean capaces de revocar a sus representantes cuando no actúen con dignidad.

Y a nuestros representantes políticos

Que recuerden que los hemos elegido para que nos representen; que no son más que nosotros, tienen el poder delegado que les hemos dado, que no sean soberbios, ni distantes, ni incompetentes. Y si no saben o meten la pata, que tengan la valentía y la dignidad de dimitir.

Estamos pensando presentar al Pleno del Ayuntamiento una moción, haber si conseguimos que la aprueben todos los grupos políticos.

Que se cierren todos los paraísos fiscales.

Que el que robe muchos millones, no salga de la cárcel hasta que los devuelva.

Que al primero que diga “y tu mas”, le retiren el carnet y lo inhabiliten de por vida. Cuando escuchamos esta frase parece que nos están tomando el pelo. Porque no es lo más importante que el otro lo haya hecho peor, sino que todos tienen la obligación de corregir o pagar por sus errores. Por cierto, haber si los partidos establecen mecanismos internos para depurar a los corruptos y no esperar a que la justicia los destape. Se supone que a los de casa los debo conocer y controlar bien.

Que no se mienta. Que no se digan cosas sabiendo que son imposibles. Que no se utilice el interés del partido antes que el interés por la sociedad.

Es muy sencillo. Que sean honestos.

4Para terminar os voy a contar un secreto:

El primer objetivo de la Asociación, no debería ser mejorar el barrio en sus elementos materiales, sino el contribuir a profundizar la democracia directa, en conseguir un barrio más feliz, donde no exista la necesidad extrema, más justa y más solidaria.

Y recordando las palabras del viejo poeta

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar,

Al andar se hace camino y al volver la vista atrás, se ven las sendas por las que otros transitaran para empujar a esa sociedad más justa, feliz y solidaria que le debemos dejar a nuestros hijos y nietos,

Vecinos Felicidades.

Texto. Juan Jesús García