FYM recoge 3.500 kilos de alimentos para Amfremar e Hijas de la Caridad de El Palo

13/05/2020

La compañía Financiera y Minera (FYM)-HeidelbergCement, propietaria de la fábrica de cemento de La Araña, ha puesto en marcha junto a los cuatro clubes deportivos del entorno a los que patrocina, una iniciativa solidaria que ha permitido recoger hasta ahora unos 3.500 kilos de alimentos que han sido entregados a la Asociación de Amigos Malagueños de Familias de Rehabilitados y Marginado (Amfremar) y a las Hijas de la Caridad (Virgen de la Milagrosa) para atender las necesidades de las familias más desfavorecidas por la crisis causada por el Covid-19.

Según ha explicado este martes la empresa, la campaña de recogida se ha llevado a cabo entre el 4 y el 9 de mayo, en colaboración con el supermercado Maskom de El Palo, y en ella han participado voluntarios de la fábrica de cemento, el Club de Baloncesto El Palo, el Real Club El Candado, El Club Deportivo Remo La Araña y el Club Deportivo Goliat La Araña que, además, han hecho una importante labor para la recogida de alimentos en otros puntos habilitados por cada uno.

FYM-HeidelbergCement ha vuelto así a contribuir con Amfremar, entidad con la que colabora desde 2018 y que atiende anualmente a más de 200 familias necesitadas de la barriada malagueña de El Palo, y a la que hizo una donación extraordinaria al comienzo de esta crisis sanitaria

El comedor social de la asociación está cerrado desde que se decretó el estado de alarma, pero la atención se sigue prestando gracias a la ayuda de voluntarios que preparan cada día desayunos, almuerzos y cenas para 30 personas sin hogar y para 20 familias que se puedan llevar los alimentos a sus hogares. Debido a la situación de excepcionalidad, y en colaboración con el Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol), los voluntarios también preparan y reparten semanalmente lotes de alimentos para cerca de 45 familias, una demanda que se ha visto aumentada en los últimos días.

Esta acción se une a la reciente ayuda a 50 familias del entorno de la fábrica de Málaga través de una donación extraordinaria que ha permitido la compra y reparto de alimentos a través de un grupo de trabajadores de FYM-HeidelbergCement, que han participado como voluntarios para hacer la entrega de éstos en los domicilios de las personas necesitadas.