Gobierno a estrenar

09/06/2018

Que ya lo veremos. Que suspiramos todos o por lo menos bastantes, porque era necesario y urgente y por eso mismo las expectativas son muchas y ansiosas.
Porque las necesidades son apremiantes, claras y concretas, y tal vez por esto mismo he echado en falta que no se haya “ya concretado”.
Porque es gratificante la cuota y el talante feminista, también porque la marea es imparable y no se puede echar atrás, aunque todo huele a exceso de glamur o uno así lo sospecha en un exceso de ¿mala fe?
Porque cuando uno escucha que el nuevo gabinete es “socialdemócrata” frente a “los liberales” refiriéndose a los sacados de sus escaños de gobierno, entonces uno se mosquea un poco y hasta se atreve a pensar que el bipartidismo acaricia un ¿resurgimiento?
E insisto, dando por bueno el nuevo plantel ministerial, ahora toca darse mucha prisa, intervenir y “socorrer” a cerca del 50% de la población española; porque uno de cada tres niños vive en situación de pobreza, porque demasiados pensionistas con sus magras retribuciones han de ahorrar en medicinas para poder llegar a final de mes, para echar una mano a los suyos, y se arreglan con mantas porque no tienen para energía eléctrica, por ejemplo, porque medio millón de jóvenes han tenido que emigrar y sus futuro próximo y lejano es muy negro, porque vivimos de espaldas a la justicia universal, porque demasiada gente sale perdiendo en virtud de la Ley mordaza, porque el carácter universal de la sanidad está muy en entredicho, porque las kellys siguen cobrando 2,50 euros por habitación hecha, porque el 97% de los empleos son temporales … porque la recuperación de nuestro país es “macroeconómica” y el sector de los trabajadores apenas gozan de unos aumentos salariales que rondan el 1%, y se subvenciona la segregación en la educación obligatoria, y los refugiados siguen sin ser acogidos, y la valla de Melilla sigue sajando carne humana, y nadie se responsabiliza políticamente de ningún desmán … aunque el jefe político “no se hubiera enterado de nada”, y somos un país en estado de emergencia aunque nuestro mayor capital sea …  los desfavorecidos y los vulnerables, los patriotas de a diario que mantienen este país en funcionamiento, por  800, 1.000, 1.200 euros mensuales, porque es la buena gente la que no se enriquece y la que ha pagado, sobre sus lomos, las apreturas de la crisis … y por eso necesitamos que nuestros nuevos dirigentes prioricen y acudan a auxiliar, a aliviar, a poner en valor y justicia el esfuerzo cotidiano de tanto “pelanas”, ahora que ya se van agrandando la nueva pastilla narcotizadora que intentará embrutecernos, a cambio de victoria y aire de autoestima, siquiera colectiva, porque ya queda menos para el … Mundial de fútbol en el que España, ¿España somos todos? … parte como favorita.
Y uno confía y se siente con fuerza para exigir una política distinta, directa y decidida, de parte con los parias” que callan y hacen fila ante la … desesperación que disimulan