Hartos de convivir con los camiones pesados

27/03/2018

Reclaman que todo el tráfico de la fábrica de cemento se desvíe por la autovía.

Juan Lara, vecino de la calle Almería, fue testigo hace unos 15 días de cómo el conductor de un camión pesado aparcaba a las 5.30 de la mañana junto a las Cuatro Esquinas de El Palo, y dejaba el motor al ralentí, para desayunar.

A su lado, su hija Mari Carmen Lara lamenta la costumbre, cuando se cruzan los camiones de la fábrica de cemento, de tocar el claxon para saludarse. «Además, las arquetas las dejan rotas», critica.

Para Juan Lara, desde el año pasado, los camiones pasan por la calle Almería y la avenida Juan Sebastián Elcano, «a bomba llena». Por eso reclama al Ayuntamiento que obligue al transporte pesado a usar la autovía, en lugar de atravesar la ciudad. «Es inexplicable con las carreteras que hay por ahí. Y si les cuesta más, que lo paguen. Lo que no pueden es estar fastidiando a los vecinos para tener más margen de beneficio», argumenta.

 

Ayer, una veintena de personas, entre vecinos y comerciantes de la calle Almería y dirigentes vecinales de Málaga y Pedregalejo, se reunieron con La Opinión para volver a mostrar su rechazo al tráfico por estos dos barrios de los camiones de gran tonelaje de la cementera.

Mercedes Pírez, presidenta de la asociación de vecinos del Palo, recordó que el Ayuntamiento tiene previsto restringir el paso de camiones pesados en el horario de entrada y salida de los colegios, algo que considera insuficiente. «Aspiramos a que vayan por la autovía hasta la fábrica de cemento, a que no pasen por aquí», dijo.

Por su parte, Antonio Delgado, de la asociación de vecinos de Pedregalejo, recordó que el año pasado, las asociaciones vecinales del Palo, Pedregalejo y la Federación vecinal Unidad, entregaron en el Área de Movilidad un documento, con diferentes reales decretos, leyes, reglamentos y mociones, que fundamentaba la petición de alejar el tráfico pesado del casco urbano.

Por último, Adolfo García, también de la asociación de vecinos de Pedregalejo, reclamó al alcalde, Francisco de la Torre, que convoque una mesa a la que asistan la fábrica de cemento de la Araña, los colectivos del transporte y los vecinales «y se llegue a un acuerdo definitivo porque esto tiene que tener una solución».

 

 

Respuesta del Ayuntamiento

La concejala de Movilidad, Elvira Maeso, señaló ayer que la modificación de la ordenanza, que confía en que pueda presentarse a exposición pública a lo largo del año, persigue crear «ventanas temporales» que restrinjan el paso de camiones, coincidiendo con la entrada y salida los colegios. «Eso hace que a lo mejor las propias empresas, poco a poco asuman que hay que ir por la hiperronda, porque a lo mejor ya les resulta incómodo este horario».

Elvira Maeso, que subrayó que el Ayuntamiento estudiará las alegaciones a su propuesta, señaló que se trata de una negociación y que esta modificación «nos puede permitir ser más restrictivos la próxima vez, pero para llegar a acuerdos hay que intentar negociar con todas las partes».