Icomos pide preservar Astilleros Nereo e incluirlo en un BIC de Paisaje Cultural

08/05/2018

El Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), organismo asesor de la Unesco, ha emitido el último día de abril un informe, firmado por su presidenta, Begoña Bernal Santa Olalla, en el que recomienda «proponer y obtener la declaración específica de Bien de Interés Cultural, en la tipología de Paisaje Cultural» para el conjunto formado por la franja costera que va de los Baños del Carmen al arroyo Jaboneros, además del barrio de pescadores de Pedregalejo, Astilleros Nereo y la zona de eucaliptos entre el Balneario y los astilleros.

El informe, a solicitud de la plataforma ciudadana para la protección del Patrimonio Histórico Andaluz, la Carpintería de Ribera y su entorno, subraya los valores patrimoniales históricos de este «paisaje cultural de la fachada marítima al este de Málaga».

Es la segunda vez en tres meses que las recomendaciones de este organismo internacional que evalúa los candidaturas a Patrimonio Mundial chocan con los planes urbanísticos de Málaga capital: Si en febrero desaconsejó la construcción del hotel rascacielos en el puerto porque tendría un impacto «irreversible» sobre el paisaje patrimonial de la ciudad, ahora pide la protección específica de Astilleros Nereo, en riesgo de expropiación para construir un paseo marítimo en línea recta, previsto en el plan especial de los Baños del Carmen de 2010.

En relación con Nereo, el informe resalta que desde los años 60 del siglo pasado es la continuación de astilleros anteriores como Nogueras, Don Pascual, el Cabo Páez, el Varadero del Carmen, Crossa y Juaristi, «en el mismo lugar» y con «similar diseño y formas de construcción», además de dar continuidad a «la tradicional carpintería de ribera para las embarcaciones propias del arte pesquero del mar Mediterráneo», lo que supone «una persistencia del modelo artesanal propio y con escasas muestras actualmente en estas costas».

El informe también recalca que esta construcción tradicional y el mantenimiento de las embarcaciones antiguas condicionan, además de su distribución en planta rectangular con las naves de trabajo, el emplazamiento «contiguo a la playa y su cercanía a la lámina de agua marina y su calado en la orilla».

Por otro lado, destaca el «valor importantísimo» que suponen tanto la capacidad técnica como los estudios históricos especializados de los astilleros, que acaban de finalizar una réplica de la nave fenicia localizada en aguas de Mazarrón.

Además, el informe recomienda la protección integral –susceptible solo de restauración y reposición de materiales– para la «primera fila» de este conjunto espacial, es decir «la zona costera sobre la playa: la orilla de ribera citada y su vinculación con los contiguos sitios ocupados por el barrio de Pedregalejo, el Astillero Nereo y la costa oeste».

En la concreción de los cuatro espacios, Icomos concluye que la orilla de la playa debe tener una protección «también integral»; el barrio de Pedregalejo, una protección de carácter parcial «preservando el diseño urbano de sus calles y sus volúmenes edificados»; Astilleros Nereo debe contar también con una protección parcial, «preservando su estructura y los sistemas constructivos de cierto valor descritos, así como los elementos que los caracterizan como elemento industrial», mientras que se consideran de carácter secundario «los detalles de los muros y edificaciones en sus vanos, así como el patrimonio del patio interior, todo esto susceptible de rehabilitación acorde con el patrimonio industrial».

Por último, para la zona del eucaliptal pide la protección parcial, «preservando su condición de playa y arbolado» y como elementos secundarios señala las instalaciones (obras) para el ocio, que podrán ser rehabilitadas.

A esta última recomendación de Icomos se suma, como adelantó La Opiniónla inclusión en 2016 de los Astilleros Nereo en el Plan Nacional del Patrimonio Industrial del Ministerio de Cultura, junto con Intelhorce, la Real Fábrica de Hojalata de Júzcar y los altos hornos de Marbella