Indignación en El Palo por no sustitutir a un médico jubilado

04/05/2018

La medicina de familia es la Infantería de la atención sanitaria, y como tal, requiere de unas condiciones que la hagan cercana y adecuada para la batalla diaria. El médico de atención primaria y el pediatra son mucho más que un profesional que se dedica en una breve consulta a repartir recetas.

Así lo consideran desde la Asociación de Vecinos de El Palo que hoy mismo hará llegar al director del Distrito Sanitario Málaga-Guadalhorce un escrito donde piden que se sustituya de manera definitiva y con un facultativo para larga duración la baja por jubilación del doctor Navarrete hace ya ¡cinco meses!.

Desde entonces, han pasado por la consulta cuatro diferentes, con las consiguiente molestias a los usuarios. La presidenta del colectivo vecinal paleño,  Mercedes Ruth Pires, señaló a Viva Málaga la indignación que se vive debido a que no se puede adquirir confianza con alguien que está solo de paso, problema que padecen especialmente los enfermos crónicos y los ancianos, algunos de los cuales, se niegan ya, asegura, a entrar en la consulta. A  cada nueva cara al otro lado de la mesa, hay nuevos tratamientos, cambios de medicaciones, empezar de nuevo, circunstancias que inquietan al paciente.

 Como asegura Pires, se necesita una confianza especial en la asistencia sanitaria, una persona que conozca tus problemas y tu entorno, porque eso ayuda al mejor tratamiento médico, y ahora, hay mucha gente que no cuenta con esto en El Palo.

Además, asegura que con estos contratos temporales no se respetan las mejores condiciones laborales para los propios médicos, ni se consigue que se motiven de manera suficiente, porque ven que van a estar unos días solo en la consulta.

Males históricos

Desde el colectivo vecinal recuerdan en su escrito otras cuestiones pendientes: “Falta de médicos, bajas, permisos, jubilaciones sin cubrir con una mala calidad en el servicio”; consultas cada vez “más cortas que imposibilitan que se atienda bien al paciente”; espera excesiva para que “te vea el especialista” que empuja a acudir a Urgencias y a su colapso; cada miembro de la familia con un médico distinto, y falta de previsión ante los problemas que se dan cada año en verano.

Pires quiere que la Delegación de Salud dé soluciones y sobre todo, que les reciba para contar sus problemas. También recuerda su enfado con el Ayuntamiento que no ha concertado aún una entrevista para analizar qué disponibilidad de terrenos hay para la necesaria ampliación del centro de salud. Por último, recuerda que en junio pasado exigieron a Salud un estudio epidemiológico de la influencia de las emisiones de la cementera de la Araña en la zona este, sin que hasta ahora, un año después, hayan recibido respuesta.