La cementera de La Araña, un “punto negro” para la salud en Málaga

13/02/2018

Las emanaciones de las grandes industrias no solo afectan al cambio climático con sus emisiones de gases de efecto invernadero sino que también expulsan otros residuos nocivos para la salud de las personas. Así lo afirma el Observatorio de Sostenibilidad, que realizó un análisis del sector industrial y energético en Andalucía en el que destaca  la cementera de Málaga “por  producir importantes emisiones que afectan directamente a la población”.

 

Contaminando Málaga

 

Así, según este análisis, la capital de provincia más contaminada de Andalucía es Málaga, lo cual se debe a la central térmica de ciclo combinado de Gas Natural en Campanillas y a la  cementera de La Araña, en la que se canalizan los gases provenientes del horno de clinker, molino de crudo y enfriador de parrilla. Además, el problema no es sólo la fabricación de cemento, sino que la fábrica quema residuos peligrosos y no peligrosos.

 

La diputada andaluza Carmen Molina (EQUO)  denunció que “las industrias cementeras y las incineradoras reciben subvenciones fruto de los derechos de emisión de CO2, al considerarse falsamente que la quema de residuos es neutra ante el cambio climático, por lo que se les contabilizan menos emisiones de las reales”.

 

Por su parte, la asociación ecologista Greenpeace señaló  a la cementera de Málaga como uno de los puntos negros de la contaminación en España y alerta de que estos hornos emiten partículas muy tóxicas.

 

 

Un estudio de 2014 muestra el exceso de mortalidad por cáncer en los pueblos españoles a menos de 5  kilómetros de cementeras.    En Málaga, “las autoridades no muestran preocupación ni siquiera teniendo en cuenta que hay al menos cinco centros escolares a menos de dos kilómetros de esta cementera”. Los vecinos acusan al ayuntamiento de aceptar que la cementera “pague obras públicas a cambio de silenciar los problemas ambientales y sanitarios”.

 

“Decepcionados de la actitud de la dirección de la cementera, de los responsables que debieran velar por la salud de los ciudadanos y de controlar y obligar a cumplir las resoluciones que garantizan los estándares recomendados”, varios grupos de  vecinos, sobre todo de la barriada de El Palo, han constituido la Plataforma ‘Aire Limpio para Málaga’ que agrupa a numerosos colectivos civiles de la ciudad de Málaga con la que dar voz a sus constantes reivindicaciones para “conocer la calidad de aire que respiran mediante la instalación de medidores homologados en lugares estratégicos”.