La reina del soul Aretha Franklin, Fallece a los 76 años en Detroit

13/08/2018

Aretha Franklin, cantante ganadora de dieciocho premios Grammy, se encuentra en estado muy grave, según ha informado el medio norteamericano sobre actualidad de Holywood  Shobiz411. La artista está rodeada de sus seres queridos en Detroit y las fuentes familiares no han querido especificar las dolencias que padece, aunque la artista lleva varios años luchando contra distintos problemas de salud.

Ya en 2010, tuvo que cancelar sus conciertos y ser operada de emergencia. Negó entonces que se tratara de cáncer, pero más tarde reconoció que le habían extirpado un tumor. Posteriormente en 2016 también canceló su gira por recomendación médica. Un año después anunció su retirada definitiva de los escenarios, aunque pese a su adiós, declaró que no pararía por completo y que prepararía un nuevo álbum producido por Stevie Wonder.

Después de décadas siendo toda un insignia de la lucha feminista y de los derechos de la población afroamericana, esta artista íntegra no necesitó manifestaciones para convertirse en un símbolo. De hecho, de apagarse su voz el mundo sería un lugar peor.

La trayectoria de la estrella

Nacida el 25 de marzo de 1942 en Menphis, Tennessee, comenzó su carrera musical cantando con sus hermanas Carolyn y Erma en la iglesia de Detroit (Michigan) donde predicaba su padre. Con 14 años grabó su primer disco de música religiosa,  The Gospel Soul of Aretha Franklin  (1956).

Convertida en joven prodigio, a principios de los 60 pasó a cantar jazz con Columbia Records sin conseguir éxito. A mediados de la década, fichó por Atlantic Records, donde su estilo se movió hacia el soul y publicó el sencillo   Respect, con el que consiguió dos premios Grammy y que se convirtió en un himno para la lucha por los derechos de los afroamericamos y en contra del racismo.

Con discos como   Aretha Arrives  (1967),   Lee Cross  (1967) o   Lady Soul  (1968), figuró en los primeros puestos de las listas de ventas. La dama del soul siguió cosechando éxitos y a mediados de los setenta, Aretha evolucionó hacia la música disco, reconvertida en una diva que no gustó al público. Para evitar su declive, pasó a trabajar con Arista, discográfica con la que volvió al soul para moverse luego hacia el R&B contemporáneo, consiguiendo nuevas canciones superventas.

Entre sus actuaciones más recientes destaca la de la ceremonia de investidura del presidente Barack Obama, en enero de 2009, donde cantó al igual que lo había hecho antes en la de Bill Clinton (1993-2001).

Además de sus 18 Grammy, incluido el que recibió en homenaje a toda su carrera en 1995, ha recibido la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad y fue la primera mujer en ser incluida en el Salón de la Fama del Rock en 1987.