La zona azul aparece por error en varias calles de El Palo

04/08/2018

Los vecinos del entorno de las calles del Mar y Carrillo de Albornoz, en El Palo, llevan varios días con la duda en el cuerpo a la hora de dejar aparcar sus coches porque los estacionamientos han sido pintados de azul. En los alrededores no hay ningún parquímetro y desde el Ayuntamiento descartan su instalación porque, según aseguran, no está prevista la puesta en marcha del SARE en estos viales, pero esta semana ha habido vecinos que incluso se han presentado en las oficinas de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) para solicitar la tarjeta de residente que concede el Consistorio en los barrios donde implanta la zona azul, mediante la cual el tique de 24 horas les cuesta sólo 0,2 euros y el semanal, 1 euro.

¿Qué ha ocurrido entonces? Pues que la constructora que ha ocupado parte de la calzada para las obras de ampliación de la red de baldeo encargadas por Emasa para facilitar la limpieza viaria con agua a presión ha teñido de azul las líneas que delimitan los aparcamientos cuando ha finalizado los trabajos. «Ha habido cierta confusión, pero parece que ya está todo aclarado y que ha sido la empresa que ha hecho la obra», afirma la presidenta de la asociación de vecinos de El Palo, Mercedes Pirez. Lo curioso es que esta situación no es la primera vez que ocurre, como queda patente en la calle del Mar porque mientras en el lateral más oriental los estacionamientos están recién pintados, en el de enfrente todavía se deja ver algo de azul muy desgastado en algunas líneas.

Smassa ha recibido incluso solicitudes de la tarjeta de residente de personas que creían que se iba a activar el SARE

«Se ve que los que han hecho la obra han visto algo de azul y han dicho, pues todo azul», comenta Carlos Guerrero, un vecino de la zona que pese a todo anda con la mosca detrás de la oreja. «A ver si lo ha puesto el Ayuntamiento para comprobar la reacción de la gente», deja caer, mientras reconoce las dificultades para aparcar en la barriada sin rascarse el bolsillo. «Desde que pusieron la zona azul aquí al lado, en Echeverría del Palo, encontrar un hueco es prácticamente imposible», apunta María del Carmen López mientras aguarda en doble fila a que baje su madre.

Sea como fuere, lo cierto es que durante los últimos días han sido muchas las llamadas recibidas en la centralita de Smassa preguntando por la supuesta implantación de la zona azul en estas calles, así que la empresa municipal acabó enviando a un inspector para que lo comprobara. Según apuntan, ya se ha hablado con la dirección de la obra para advertirle del error y corregirlo