Los baños del Carmen el enclave de la élite recuperado para el Pueblo.

30/07/2019

De la Torre afirma que el proyecto estará terminado este año y que se licitarán los trabajos el próximo, pudiendo concluir la obra en el mismo ejercicio  El Gobierno central ha recuperado este martes la explotación del recinto tras 99 años de concesión a una empresa privada

El parque urbano en los Baños del Carmen podría estar hecho en 2020. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha asegurado este mediodía que el proyecto que va a desarrollar la Gerencia de Urbanismo -se trata de una actualización de uno ya realizado en 2010- podría estar concluido este mismo año y que las obras se licitarían en 2020, por lo que, según De la Torre, el parque en sí «podría terminarse en el mismo año 2020 o a principios de 2021».

El alcalde ha recalcado que «no se debe tardar mucho» porque Urbanismo ya está trabajando y hay acuerdo con el Gobierno en cofinanciar la inversión al 50%. De la Torre no ha precisado cuánto costará el parque, pero es un desembolso asumible. De hecho, el regidor ha añadido que si el Gobierno central no incluyera partidas en los presupuestos de 2020 o hubiera problemas en la aprobación de esos presupuestos el ayuntamiento podría hacerse cargo de la obra en solitario, aunque lógicamente se prefiere compartir gastos

 Los Baños del Carmen vuelven a ser propiedad de Costas un siglo después «El Estado sabe que cuenta con la colaboración municipal. Estamos dispuestos a poner la mitad de los recursos necesarios y si hubiera problemas en los presupuestos del Estado podríamos ir en solitario, pero estamos encantados de compartirlos al 50% porque es lo lógico», ha subrayado De la Torre, quien ha destacado que el parque que se haga debe ser «bello, respetuoso con el medio ambiente y que cuente con el máximo consenso vecinal».

Para poder hacer este parque, que los vecinos llevan varias décadas reclamando, el primer paso era que el Gobierno central recuperara la posesión de los terrenos, que fueron concedidos a una empresa privada en 1920 por 99 años.

La firma de la reversión ha tenido lugar este martes entre la Junta de Andalucía, que tenía la titularidad desde 2010, y el Estado; en manos de la delegada del gobierno andaluz, Patricia Navarro, y la subdelegada del Gobierno, María Gámez.

Establecimiento hostelero El restaurante tiene una autorización renovable cada seis meses por un periodo máximo de cuatro años Ambas ha resaltado que se trataba de un «día histórico» y Gámez ha precisado que, una vez se resuelva un recurso presentado por la concesionaria del restaurante, en otoño la Dirección General de Costas empezará unas labores de acondicionamiento y embellecimiento de la zona, que Gámez ha reconocido que está «degradada, descuidada y desatendida».

El Estado recupera la propiedad de toda la parcela, de unos 33.000 metros cuadrados, donde hay un antiguo camping, varias pistas de tenis, un aparcamiento y un restaurante. El restaurante, gestionado por los empresarios Damián Caneda y José Luis Ramos, tiene, por ahora, una autorización renovable cada seis meses hasta un plazo máximo de cuatro años que empezó a contar en agosto de 2018.

Navarro ha indicado que a partir de esos cuatro años se hará un concurso para ver quien se queda la explotación de ese establecimiento hostelero.

 

Establecimiento hostelero El restaurante tiene una autorización renovable cada seis meses por un periodo máximo de cuatro años Ambas ha resaltado que se trataba de un «día histórico» y Gámez ha precisado que, una vez se resuelva un recurso presentado por la concesionaria del restaurante, en otoño la Dirección General de Costas empezará unas labores de acondicionamiento y embellecimiento de la zona, que Gámez ha reconocido que está «degradada, descuidada y desatendida».

  

   El restaurante, gestionado por los empresarios Damián Caneda y José Luis Ramos, tiene, por ahora, una autorización renovable cada seis meses hasta un plazo máximo de cuatro años que empezó a contar en agosto de 2018. Navarro ha indicado que a partir de esos cuatro años se hará un concurso para ver quien se queda la explotación de ese establecimiento hostelero.