“Los mafiosos”

10/02/2018

“Aquellos maravillosos años en los que el partido daba un pasito pa´lante y la honestidad un pasito pa´tras”. Raquel Martos
“La gente es muy libre de perder el tiempo comentando lo que pasó hace once años”. Rafael Hernando.
De la chirigota “Yesterday”, 1.999, a la comparsa “Los mafiosos”, 2.018, de Juan Carlos Aragón.
Desde los Carnavales de Cádiz, ciudad del dolor y la gracia.
“El mundo se divide en dos: Los que viven como dios manda, y los que mandan que viven como dios”.
Los mafiosos, al cuidado de todos nosotros, a pesar nuestro, desde sus vocaciones irreductibles de servicio por ¿el bien común?, sacrificados, fuera de toda sospecha, los mafiosos, fuera de toda culpa, por su desapego a las riquezas, (ja, ja, ja), al honor, la gloria y el respeto (muá, muá,muá), entre rufianes ha andado y anda el juego, por la cuenta que les vaya a caer encima a los desgraciados de la ciudadanía, nunca debidamente y eternamente agradecida a los desvelos de … sus mafiosos, de los mafiosos, rodeados, sin remedio, de mafiosos, poderosos, capataces, mamporreros, capos di capi, a tanto el porcentaje de beneficios redondos, superávits en las mordidas, los componedores mafiosos, los conseguidores mafiosos, los mafiosos bendecidos por sus mentores los “amos y dueños del mundo”, los mafiosos entregados a la tarea de rapiñar tan abnegados.
Los mafiosos nuestros de cada día, de probidad aforada y consagrada, mafiosos inatacables, de presunta inocencia hasta que, caprichos del destino y la insistencia de los parias investigadores, periodistas, policías de la escala básica, y demás laya de poca monta, ¡desgraciados!, que han contribuido a remover el bienestar ¡bien ganao!, por las listas cerradas, los chanchullos a sotto vocce, las mamandurrias a descojone suelto, a volquetes de putas a gogó, banquete de bodas en la platea del palau de la música en Barcelona, cagándose en los barracones escuela de Valencia, dispersados los fondos de formación a braceros y parados a bolsillos más granaos y de mando en plaza, más mafiosos,con un flamante campo de golf de montera en el centro de la capital del Reino, de bufón a responsable del teatro oficial y público, el señor Boadella, perfecto y servil como primer vasallo converso, y así de copas y choteo, de juerga e indignación de “que todos montamos la trama contra el PP”, perdón por haberme ido de la lengua … que los mafiosos juran la ley de la omertá … hasta que huelan que la celda acaba de abrir la verja … y hay sitio dentro … como para no reconocerles sus méritos y desvelos de rufianes de cuello duro y puñetas almidonadas, tan bien educados, mejor aleccionados, bribones de circunloquios infumables por ir apilando y apiolando montones de millones de euros … como para que ahora vayan a reconocer que solo eran y son unos mafiosos de gran prestigio.
Compadres y compinches, correligionarios, tapabocas de traidoresd y chivatos, como para que no se pueda demostrar casi nada. Mientras mueven lo humano y lo divino, recurso al alza para librarse de la pena, porque ellos son inocentes, mafiosos inocentones, mafiosos pillados en falta por descuidos injustificables, a expensas de las investigaciones del poersonal de tropa, ¡desagradecidos!,. Mal nacidos que no han sabido asumir su pobre destino, aldictado de los mafiosos “bienintencionados” por saber administrar las gestiones con facundia y discrecionalidad de … mafiosos recalcitrantes.
O ¿alguna vez llegásteis a soñar con que iba a ser fácil librarse de los mafiosos?, y mucho menos desenmascararlos.