Luis García Montero, nuevo director del Instituto Cervantes

19/07/2018

El poeta Luis García Montero será el próximo director del Instituto Cervantes. El Gobierno de Pedro Sánchez pone al también catedrático de Literatura por la Universidad de Granada al frente de los centros culturales españoles en el extranjeros. El nombramiento se formalizará en el Consejo de Ministros de este viernes. El escritor tendrá a su cargo los 87 centros que la institución tiene distribuidos en 44 países, dependientes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. García Montero sucederá en el puesto a Juan Manuel Bonet Planes, que llegó a la dirección en febrero de 2017.

El escritor, nacido en Granada en 1958, es una de las figuras más destacadas de la literatura en español. Ganador del Premio Nacional de Poesía por Habitaciones separadas en 1995, del Premio Nacional de la Crítica por La intimidad de la serpiente en 2003 o, en 2017, el premio mexicano de poesía Ramón López Velarde, uno de los más prestigiosos de la literatura latinoamericana, sus versos han marcado las letras españolas contemporáneas. En los últimos años ha visitado también la novela, con títulos como Alguien dice tu nombre o No me cuentes tu vida, y ha llevado al ensayo divulgativo sus estudios literarios, como en Un lector llamado Federico García Lorca, que ilustraba las influencias del poeta a partir de sus lecturas. Es colaborador de infoLibre desde su fundación (donde mantendrá sus artículos semanales tras el nombramiento), director del suplemento semanal literario Los diablos azules y presidente de su Sociedad de Amigos.

García Montero tiene ya planes para el Cervantes: durante las conversaciones con Pedro Sánchez sobre su incorporación, el poeta insistió en que uno de los pilares de su dirección será incluir a las demás lenguas oficiales del Estado en la vida de los centros y reivindicar el plurilingüismo como una de las fortalezas de la cultura española. En los últimos años, García Montero ha estrechado lazos con la literatura catalana, gallega o vasca a través de actos públicos y colaboraciones con poetas de estas tradiciones. Acompañó, por ejemplo, al poeta catalán Joan Margarit en las lecturas de su último poemario, Un asombroso invierno / Un hivern fascinant: «La cultura tiene que insistir en la verdad en tiempo de manipulaciones», insistía el poeta en uno de estos actos el pasado invierno. En 2016, García Montero acompañó al músico Paco Ibáñez en uno de sus recitales de Madrid junto con Margarit, Bernardo Atxaga y Antonio García Teijeiro, reivindicando la convivencia «en armonía» de las cuatro lenguas.

Otra de las propuestas del poeta será que el cargo del secretario general, número dos del Cervantes —actualmente ocupado por Rafael Rodríguez-Ponga—, deje de ser nombrado directamente por el Ministerio o la dirección. García Montero quiere que sean los responsables de los distintos centros culturales quienes elijan al ocupante del cargo mediante votación. De realizarse, la propuesta supondría un cambio sustancial en el funcionamiento interno del Cervantes. El primer encuentro del escritor con gerentes de la institución tendrá lugar la próxima semana en Orihuela y Alicante, donde se celebra entre el 23 y el 26 de julio la reunión anual de los directores del Cervantes.

El poeta fue fundador, en su juventud, de la corriente poética La otra sentimentalidad, que buscaba ya en 1983 reavivar el lazo entre los versos y la vida cotidiana proponiendo una nueva forma de acercarse a la emoción poética. Aquella propuesta derivaría luego en la llamada «poesía de la experiencia», una escuela que bebía de maestros realistas como Antonio Machado, pero que recuperaba también a nombres perdidos en la grisura franquista, como la Generación del 50, con Jaime Gil de Biedma o Ángel González. El poeta granadino ha sido una figura central de este movimiento clave de la historia literaria reciente, convirtiéndose con ello también en un referente para las nuevas generaciones de escritores.

La creación literaria de García Montero ha estado siempre ligada a su compromiso político. Militante desde los setenta en el PCE, fue en 2015 el candidato de Izquierda Unida a la presidencia de la Comunidad de Madrid, abandonando después