Pedaladas por un carril bici hasta El Palo

13/05/2019

Algo tan aparentemente sencillo como usar la bicicleta sin ir esquivando peatones ni jugarse el tipo por la carretera. Éso es lo que desde hace 15 años vienen reivindicando vecinos y ciclistas del distrito Este, donde los 800 metros comprendidos entre El Morlaco y los Baños del Carmen son el único tramo de carril bici en la zona de entre los cerca de 40 kilómetros habilitados en la ciudad.

Aprovechando que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina (domingo 26) y tratando de aprovechar los nuevos aires del gobierno en la Junta de Andalucía, un centenar de aficionados a la bici han vuelto a exigir este domingo la creación de un carril bici que recorra todo el litoral Este de la ciudad. Y lo han hecho de la mejor forma que saben: pedaleando.

«Llevamos muchos años reivindicando esta vía ciclista. Hay un Plan Andaluz de la Bicicleta impulsado por la Junta y el Ayuntamiento que lo contempla, pero de momento seguimos sin noticias de este carril bici. Se trata de facilitar a la gente la posibilidad de desplazarse en bici, y cuando esto ocurre la gente lo aprovecha», asegura José Luis Martín, presidente de la asociación ciclista Ruedas Redondas, que junto a las asociaciones vecinales de El Palo, Parque Clavero, Hacienda Clavero, Cerrado de Calderón, Limonar-Caleta y las federaciones Civilis y Unidad integran la Plataforma pro carril bici Litoral Este. «Estamos firmemente convencidos de que es posible, pero eso pasa por el convencimiento de que otro modelo de movilidad es posible si hay determinación de los mandatarios políticos para llevarlo a cabo.

Todo lo que sea aumentar el uso de la bici es quitarle terreno al coche», remarca Martín minutos antes de iniciar la ruta en bicicleta desde el Paseo del Parque hacia Pedregalejo y El Palo, a la que se han sumado representantes políticos como el candidato a la Alcaldía de Málaga por Adelante Málaga y asiduo usuario de la bici en su día a día, Eduardo Zorrilla; el número 4 en la lista del PSOE a las municipales, Mariano Ruiz Araujo; y por parte de Málaga Ahora, la actual portavoz municipal y número 2 en la lista y también el número 3, Ysabel Torralbo y Ángel Rodríguez, respectivamente. Además, se han dejado ver en la salida, aunque sin pedalear, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Málaga y número 4 en las municipales, Carlos Conde, y la número 2 por Adelante Málaga, Paqui Macías.

Participantes en la marcha. / F. J.

«Los políticos deben tomar conciencia de que cada vez hay más usuarios de la bici y que necesitan su espacio», advierte la presidenta de la asociación de vecinos de El Palo, Mercedes Pírez, quien reclama que a la espera de que se acometa la creación del carril bici hacia la zona Este de la capital, al menos se señale parte del paseo marítimo para separar a peatones y ciclistas. «Sólo con organizar la acera se podría aliviar la situación, en vez de seguir esperando a que se hagan obras faraónicas de reforma del paseo marítimo. Habrá quien proteste, pero al final la gente se acostumbra», comenta.

Proyecto enquistado

La creación del carril bici por el litoral Este está incluido en el Plan Andaluz de la Bicicleta que acordaron en enero de 2015 Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Málaga, en virtud del cual ambas administraciones se repartían la construcción de 68,58 kilómetros de vías ciclistas. Este tramo en cuestión corresponde ejecutarlo al Ejecutivo autonómico, pero de momento sigue en el dique seco. Aunque el trazado llegaría hasta El Candado, en un primer momento se optó por acometer los dos primeros kilómetros desde La Malagueta hasta El Morlaco por el paseo marítimo, donde conectaría con el itinerario de 800 metros que llega hasta los Baños del Carmen. A partir de ese punto, las cosas se complican aún más, ya que obliga a eliminar aparcamientos o a reducir el escaso margen que hay para el peatón en aceras y paseo marítimo.

La solución adoptada para ese primer tramo consiste en ganarle 2,5 metros a la arena mediante el recrecimiento del muro actual, que quedaría literalmente pegado a los chiringuitos. Este nuevo espacio sería de uso exclusivo para los viandantes, ya que el carril bici se ubicaría en la parte más próxima a la calzada, junto a la zona ajardinada. Se trata de la opción menos invasiva, pero también la más cara al elevarse el coste hasta los 2,8 millones (asumidos por las arcas autonómicas) y la que requiere una tramitación más larga, fundamentalmente la cesión del suelo por parte de la Consejería de Medio Ambiente y la redacción del proyecto antes de que su ejecución pueda salir a concurso. Ante estas dificultades, la Junta apostó por centrarse en otros puntos de la ciudad, pero la realidad a día de hoy es que Málaga sigue siendo la única provincia andaluza en la que la Administración andaluza no ha hecho ni un sólo metro de carril bici a través del citado plan. Por su parte, el Ayuntamiento ha ejecutado 10 de los 17,8 kilómetros que le corresponden.