Pelea por puros celos

La ministra Magdalena Álvarez ha encontrado en el AVE a Málaga un bálsamo a todos sus problemas políticos por lo ocurrido con el de Barcelona. El pasado lunes recibió un homenaje de empresarios y profesionales de Málaga y además ha sido votada por los oyentes de la SER como la política más importante de los últimos 25 años. Según Álvarez, cuando llegó al ministerio las obras estaban bloqueadas por un problema de terrenos en Herrera y por la aparición de gas en Valle de Abdalajís y no se había ejecutado ni el 50%.

Para contrarrestar protagonismo, el PP ha contratado una campaña publicitaria en la que bajo el lema "el AVE llega hora pero salió hace mucho", recuerda que las obras de 21 de los 22 tramos de la línea Córdoba-Málaga comenzaron durante su mandato en el Gobierno. Hace una semana, el PP de Málaga invitó a su comida de Navidad al ex ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos para rendirle homenaje y reivindicar su papel como artífice del AVE, olvidando su vieja enemistad con Javier Arenas y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Cascos aseguró que para el proyecto del AVE fue determinante que en agosto de 1997 la entonces alcaldesa, Celia Villalobos, condicionara volver a ser candidata a que el Gobierno se comprometiera. Cascos olvidó que aquel órdago a su propio partido lo lanzó Villalobos acosada por la presión social que le cayó encima debido a los titubeos del gobierno del PP para programar el AVE a Málaga después de que, justamente, Magdalena Álvarez, entonces consejera de Ecomomía, lo pidiera en en un consejo de política fiscal y financiera en enero de 1997. La Junta sostenía entonces que se podía hacer en tres años. Para nada sospecharía Álvarez que 10 después sería la ministra que lo inauguraría hoy.

Deja una respuesta