Que no se nos olvide

25/09/2018

Hace unos pocos días se celebraron las pruebas de selección, convocadas por el Museo del Prado, en Madrid, para elegir un número muy reducido de “vigilantes”. A esas pruebas se presentaron 7.000 candidatos, ilusionados por la posibilidad de encontrar un trabajo “indefinido” a razón de 1.000 euros mensuales. Vamos, una bicoca.

         Hoy sale en la prensa que la vivienda en Málaga ha subido de tal manera que: “comprar una casa en la capital ya cuesta más de 200.000 euros”. O lo que es lo mismo, 200 sueldos de a 1.000 euros al mes.
         Por otra parte, el sueldo del presidente de la mayor empresa productora de energía eléctrica en España, gana 45.000 euros ¡al día!
         El mismo tipo que al frente de sus ejecutivos honorables no ceja de subir y subir y subir el recibo de la luz.
         Por otra parte el exministro Solchaga, que lo fue militando en el PSOE, que ahora gana “una pasta gansa” en “cualquier Consejo de Administración”, por “los servicios prestados”, está muy preocupado porque “no ve muy claro” que los jubilados de este país, menesterosos y pedigüeños, ¿o no?, fueran a cobrar de acuerdo a la subida del IPC, ¡qué barbaridad!
         Tan ilusos, tan insaciables, esos jubilados pidiendo una pensión mínima de 1.082 euros mensuales. Y reitera Solchaga que “eso no puede ser”.
         Por otra parte, siendo un país que “debe lo que vale”, es decir un 100% del montante nuestro y patrio, pues entonces va y resulta que C´s y PP han impedido que vayan a prosperar unos presupuestos que acogerían una flexibilización de 6.000 millones de euros, admitida por Europa, para gastar en necesidades públicas y sociales, con tal de perjudicar al partido en el gobierno, impidiendo la implantación de unos presupuestos, por cierto “elaborados” por el PP. Manda narices.
         En fin instalada la desigualdad más sangrante el panorama es esclarecedor … mientras el flamante y desahogado líder del PP, el señor Casado, saca  pecho sobre la “impecable herencia de su partido en el Reino de Valencia”, todo un aberrante oxímoron o muy soberbio o muy inane, para con esos “volquetes” de “aprovechados” corruptos que saquearon su Reino, a expensas de la imputación de la Justicia, al tiempo que aún se está a tiempo de sacar a centenares y miles de niños valencianos que estudiaban en barracones