Redescubriendo los Baños del Carmen

02/11/2019

El enclave de los Baños del Carmen, convertido en seña de identidad de la relación de Málaga con su litoral pero también del olvido de las administraciones públicas, se reabre a la ciudadanía. Tras permanecer durante años escondido tras el muro que lo separa de la calle Bolivia y casi intransitable en la zona de arboleda y la pista de tenis, una obra de pequeña envergadura va a permitir antes de la próxima Navidad su redescubrimiento

El valor simbólico de la intervención contemplada es evidente. A la espera de actuaciones mayores, caso de la ejecución del largamente anunciado parque terrestre y de las obras marítima, la Dirección General de Costas pretende acometer en las próximas semanas la demolición del muro y la creación de dos puntos de acceso escalonado (uno de ellos también con rampa) para potenciar la entrada peatonal. Una acción que afectará a la sección que se extiende desde la entrada para coches hacia el este.

iseparación con respecto a la acera se mantendrá por razones de seguridad, pero mediante una estructura de apenas un metro de altura, que no supondrá obstáculo visual alguno para que los transeúntes. «Dejará de ser una zona cerrada, que además tenía problemas de seguridad», explica una fuente conocedora de la operación prevista.

Casetas que serán demolidas por el concesionario, en el interior del enclave.
Casetas que serán demolidas por el concesionario, en el interior del enclave.

La actuación de Costas se formalizará sobre el terreno después de que los concesionarios históricos de los Baños del Carmen, que ahora solo gestionan el antiguo balneario, acometan las intervenciones a las que están obligados por ley. Sobre ello, las fuentes recordaron que en el momento en que se produjo la reversión del terreno a manos del Gobierno central, los empresarios tenían que realizar una serie de actuaciones sobre el terreno con el objetivo de reponer el entorno a su estado original.

Las acciones contempladas no fueron aceptadas de inicio por la concesionaria, que presentó un recurso finalmente desechado a mitad de septiembre. Solventados los interrogantes, el grupo, con el ex concejal Damián Caneda a la cabeza, tienen intención de arrancar a lo largo de la próxima semana los primeros trabajos. Los mismos, según confirmaron las fuentes, consistirán en la eliminación de varias construcciones localizadas en la parcela.

Es el caso de los casetas antiguamente relacionadas con el camping, anejas al muro de separación, y otras del guarda. También tendrán que demoler las pistas de tenis y alguna instalación localizada junto a éstas.Todo ello permitirá “adecentar” la zona. Asimismo, Costas tiene intención de realizar una labor de saneamiento del roquedal seco de los Baños del Carmen. En cuando a la zona verde existente, la pretensión es que sea el Ayuntamiento el que asuma las tareas da limpieza y mantenimiento. La cuestión, según las fuentes, será objeto de conversaciones en las próximos días.

«Es verdad que la reversión del espacio a Costas tuvo lugar hace unos meses, peor lo más importante es que la devolución a lo público va a tener lugar ahora», destacaba otra fuente, que ponía en valor el hecho de que en los últimos años la situación en la que se encontraba parte de los Baños del Carmen no invitaba a su paseo. «Hay mucha gente de Málaga que no ha querido pasa por ahí; esto va a cambiar sustancialmente con estas actuaciones», insistieron.

Lo que ahora se acometa tendría que tener continuidad a medio plazo con la construcción de un parque por parte del Ayuntamiento y el Gobierno central. Para definir la actuación final, la Gerencia de Urbanismo tiene abierta una licitación para la contratación de una asistencia técnica que ayude en redactar el proyecto final. El concurso abierto por el Ayuntamiento ya se encuentra en fase de valoración de las ofertas. En total son cinco los equipos que optan al servicio: Alberto García Marín; Gestomer Ingeniería, S.L.; Ingesa Ingeniería y Diseño, S.L.; Mad Arquitectura y Roma Ingenieros, y Narval Ingeniería y GG2 Arquitectos.

Uno de los interrogantes que pesa sobre el mismo es qué pasará con Astilleros Nereo y si, como hasta ahora, el Ayuntamiento insiste en la necesidad de conectar el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso con el del Pedregal. Una intervención que obligaría a mover de lugar las actuales instalaciones de los astilleros.