Un acuerdo relaja la ‘guerra’ de los vecinos de la urbanización El Candado contra la cementera

11/01/2019

FYM-HeidelbergCement Group (Financiera y Minera) y la Asociación de Vecinos El Candado han fumado la pipa de la paz tras años de ‘guerra’ a cuenta de la actividad de la fábrica de cemento de La Araña. Según ha podido confirmar este periódico, el acuerdo se rubricó hace ya varios meses y supone un acercamiento entre ambas partes por el que FYM se compromete a ofrecer en todo momento una información exhaustiva de sus niveles de emisión de partículas contaminantes a los vecinos; al tiempo que estos desisten de seguir utilizando como armas en su lucha contra la actividad de la fábrica los pleitos judiciales que, asesorados por el abogado Gonzalo García Weil, han venido manteniendo hasta ahora y con los que han llegado a obtener varias sentencias a su favor que han puesto en apuros la cementera. Uno de esos fallos judiciales llegó anular el plan urbanístico tramitado por el Ayuntamiento para regularizar las obras que se realizaron mediante una licencia municipal de 2003 que también fue suspendida por los tribunales, entre ellas la construcción de una chimenea de cien metros. Ello ha obligado a FYM a iniciar de nuevo la tramitación de ese plan. Y el Tribunal Supremo llegó a confirmar una sentencia que tumbó un permiso medioambiental concedido para la fábrica por la Junta de Andalucía, si bien esta lo ha renovado mediante una nueva autorización, aunque mucho más restrictiva que la anterior. El Ayuntamiento prevé instalar en dos meses una nueva estación para controlar la atmósfera Los vecinos de El Candado han terminado por aceptar la rúbrica de este acuerdo al comprobar que las sentencias a su favor no llegaban a ser ejecutadas por los jueces y que las administraciones públicas amparaban de algún modo la actividad de la fábrica. No obstante, se dan por satisfechos por la sensibilización que los resultados de sus pleitos ha causado tanto en la Junta como en el Ayuntamiento. Además, han conseguido que FYM les entregue diariamente datos respecto a las emisiones de sus instalaciones en La Araña y una serie de mejoras medioambientales para la zona, entre ellas la instalación de medidores de la calidad del aire. Por cuatro años Este pacto, que tiene una duración de cuatro años, contempla la creación de una comisión de seguimiento en la que los vecinos y la cementera podrán abordar posibles discrepancias que surjan entre ambas partes. No obstante, según aclararon fuentes cercanas a la asociación de El Candado, no impide que pueda volver a acudir a los tribunales si lo viera necesario. «Es un armisticio armado», dijeron. La rúbrica de este acuerdo se ha visto facilitada por las medidas implantadas por el área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento para medir la calidad del aire en el entorno de la fábrica de cemento de La Araña. Desde el verano del año pasado está funcionando un primer punto de medición instalado en una vivienda de la urbanización El Candado que arroja información en tiempo real respecto a los niveles de contaminación del aire. Sus resultados pueden consultarse en la web ‘urban.bettergy.es’. Además, según explicaron fuentes de la citada área municipal, está previsto que, en unos dos meses, se instale una estación de medición de la calidad del aire de mayor envergadura que se ubicará en el número 10 de la calle Vizcaya, emplazamiento que ha sido seleccionado como el más idóneo para registrar el contenido de la atmósfera de esta parte de la capital porque evita las barreras que pueden suponer las fachadas de edificios.