Una cuadrilla de Girona gana el primer premio del certamen de albañilería de El Palustre

23/09/2019

La Peña ‘El Palustre’ celebra durante este domingo la 53 edición de su Concurso Nacional de Albañilería, en el que cada año colabora el Ayuntamiento de Málaga, a través del Distrito Málaga-Este, y la Diputación. El certamen se desarrolla, como es tradicional, en la plaza del Padre Ciganda en El Palo. Este Concurso de Albañilería goza de una gran popularidad a nivel nacional y acuden a él participantes de distintas provincias del país. Una cuadrilla de Girona se ha hecho este año con el primer premio, por valor de 6.000 euros.

Está formada por Josep Ribas, como oficial, y Josep Mª Vila Dilme, ayudante. Ambos son procedentes de la localidad catalana de Vilobi D’Onyar (Gerona). El objetivo es estimular a los albañiles en el aumento de sus conocimientos propios del oficio, indagando en la mejora de la destreza y de las habilidades en la ejecución de trabajos.

El certamen consiste en una competición entre cuadrillas –con un máximo de 35– integradas por un oficial de albañil y un ayudante o peón. Todas ejecutan simultáneamente el mismo trabajo de albañilería. Aquella que demuestre su superioridad tanto en conocimientos técnicos como en destreza obtendrá el primer premio y las cuadrillas que en sus piezas alcancen también cotas de perfección recibirán diferentes galardones.La figura a realizar este años se titulaba ‘ Tres caras con aberturas de un cubo sobre tres pilares’. Ha supuesto todo un reto para las treinta y tres cuadrillas que han participado, de las cuales solo diez han conseguido mantener en pie su ejercicio después de más de cuatro horas de trabajo frente al mar, y animados por una gran cantidad de vecinos y curiosos.
La Comisión Organizadora elige el tipo de construcción a realizar, una pieza de fábrica de ladrillos que de ejecutarse en un periodo de cuatro horas.Las cuadrillas no han descubierto qué diseño tendrían que replicar hasta las ocho horas de la mañana de este domingo,cuando la organización les ha facilitado los planos del ejercicio, que han tenido que plantear y ejecutar con la mayor eficacia posible antes de las 12.30 horas, cuando los miembros del jurado han evaluado los trabajos.
El segundo premio, con un valor de 2.500 euros, ha sido para la cuadrilla de Riolobos (Cáceres) conformada por Lucio Jiménez García y Raúl Jiménez García, que además también ha sido reconocida con el Premio Memorial Demófilo Peláez Santiago «Coraje y corazón» por dar la solución más ingeniosa para la ejecución de la estructura auxiliar.
Otras cuadrillas de Loja (Granada), Coria (Cáceres), Santa Amalia (Badajoz) o Marmolejo (Jaén) han estado entre las nueve galardonadas de este concurso, considerado el más prestigioso de su sector en toda España.
La cuadrilla malagueña mejor clasificada ha sido la conformada por José Manuel Balboteo Pérez y Alberto Jesús Balboteo Pérez, provenientes de Torrox, que han obtenido el quinto puesto y han sido premiados con un total de 1.250 euros.
Este ha sido el último concurso como presidente titular del jurado para Francisco Ortega Ortigosa, que ha decididoretirarse tras 34 ediciones en el puesto y ha recibido, emocionado, un reconocimiento por parte de la peña en honora su labor. «La alta capacidad de los albañiles nos obliga a que el ejercicio sea cada vez más difícil. Toda las cuadrillas son muy cualificadas, no vienen hasta aquí desde el quinto pino para no saber construir», ha asegurado Ortega, que ha indicado que, al ver que a falta de pocos minutos para terminar muy pocas cuadrillas habían logrado finalizar el ejercicio, ha temido por que no lograran llenar el palmarés.
Por su parte, el cofundador del concurso y presidente del comité organizador, Manuel Peláez Santiago, ha resaltado que se trataba de un ejercicio «bastante arriegado y bonito» que contaba con «muchas dificultades en el arrranque», pero que finalmente el concurso ha resultado ser «un éxito más».
La presidenta de la peña, Mari Carmen Peláez, ha destacado que se trata del «buque insignia» de la entidad y ha mostrado su orgullo ante la respuesta popular en un acto que ha definido como «de albañilería, de arte, de cultura».